Cine Árabe

Editor Ahmed Hijazi

Cine Actual

Selección de Cine

Cine Mudo

Otro Cine

El documental

Más Cine

Festivales

Artículos

Enlaces

Lengua Árabe

Mundo Árabe

Poesía Árabe

Danza

Material

Contacto

 


Damascus  Film Festival

 

 

_____________________________________________

"El reino de los cielos"


Cinearabe.es 16 de mayo 2005
La historia
El director Ridley Scott es el maestro de la narración épica cinematográfica, con un enfoque profundamente personal, como ha demostrado en películas como "Gladiador" y  "Blade Runner".

En "El reino de los cielos" ha elegido las Cruzadas -ese enfrentamiento entre Oriente y Occidente que convulsionó el mundo a lo largo de 200 años- como marco para contar la historia de un joven francés que descubre que su destino es ser caballero, para experimentar después lo que ese honroso título significa realmente.

Orlando Bloom interpreta a Balian, un herrero que ha perdido a su familia y casi también su fe. Las guerras de religión que están asolando Tierra Santa le quedan bastante lejos, aunque se vaya a ver inmerso en ese tremendo drama. Entre la magnificencia y las intrigas del Jerusalén medieval se enamora, se convierte en líder y al final usa todo su arrojo y su habilidad para defender la ciudad frente a fuerzas enemigas muy superiores en número.

El destino llega a buscar a Balian en forma de gran caballero, Godofredo de Ibelin (Liam Neeson), un cruzado que ha vuelto a su hogar en Francia por breve tiempo tras luchar en Oriente. Dándose a conocer como el padre de Balian, Godofredo le muestra el verdadero significado de la caballería y le lleva a un viaje que cruza continentes hasta la legendaria Ciudad Santa.

En Jerusalén en ese momento -entre la Segunda y la Tercera Cruzada- existe una frágil paz, resultado de los esfuerzos de su inteligente rey cristiano, Balduino IV, ayudado por su consejero Tiberias (Jeremy Irons), y de la moderación militar del legendario líder musulmán Saladino (Ghassan Massoud). Pero los días de Balduino están contados, trazas de fanatismo, envidias, codicia y celos entre los cruzados amenazan con hacer saltar la tregua por los aires.

La visión de la paz de Balduino -un Reino de los Cielos- es compartida por un puñado de caballeros, entre los que se incluye Godofredo de Ibelin, quienes han jurado defenderla con sus vidas y su honor. Cuando Godofredo entrega su espada a su hijo, también le hace entrega de este sagrado juramento: proteger a los indefensos, salvaguardar la paz y trabajar por la armonía entre las diferentes religiones y culturas.

De la idea a la pantalla
Trabajando con Scott, el guionista William Monahan ha adaptado un fascinante episodio histórico sucedido poco antes de la Tercera Cruzada, cuando Jerusalén y gran parte de Tierra Santa estaban controlados por los reyes europeos, atraídos a las Cruzadas por el fervor religioso y la promesa de tierra y riquezas en un reino exótico.

Ensalzado por su artística maestría visual, sus complejos héroes y su inagotable atención al detalle, el director Ridley Scott ha recreado de forma memorable distintos mundos en la pantalla, habiendo reinventado la ciencia ficción con "Alien, el octavo pasajero" o reimaginando la antigua Roma en "Gladiador". Scott había estado pensando en los mitos y creencias populares que rodean a los caballeros y en todo lo que esas figuran personifican durante gran parte de las dos últimas décadas.

"Siempre había querido hacer una película sobre caballeros y la época medieval, sobre las Cruzadas en especial", dice Scott. El motivo era natural, dado la clase de personajes que le interesan. El héroe arquetípico de Scott es el de un hombre (o una mujer) común y corriente, aunque dotado de un talento natural, que se ve inmerso en grandes acontecimientos.

Fue el guionista Monahan quien sugirió a Scott una historia que estuviera centrada en el reino de Jerusalén durante los reinados de Balduino IV y Saladino, y en un joven caballero que surgiera como su defensor. "El caballero representa un ideal", explica Monahan, "y el periodo en el que más destaca ese ideal es en el de las Cruzadas".

La sensibilidad y la agudeza del guión de Monahan, en manos de un cineasta tan admirado como Ridley Scott, atrajeron a muchos de los grandes actores que pueblan y dan vida a la película. "Es una época que guarda muchos paralelismos con la nuestra: la forma en que los cristianos se relacionan con los musulmanes, cómo se utilizan unos a otros, cuáles son en realidad sus motivos y proyectos últimos", comenta el actor Jeremy Irons.

Scott insiste en que ha creado una película basada en la historia y no un documental. En "El reino de los cielos" se utilizan los acontecimientos históricos como un lienzo en el que dibujar un denso drama humano. "Hemos elegido un momento histórico en el que se vive un estado de paz, algo que no parecemos capaces de lograr actualmente" señala el director.

Monahan trabajó con fuentes directas, utilizando relatos de primera mano (en traducción) de personas que presenciaron los hechos históricos, e intentando evitar las interpretaciones sobrepuestas a lo largo de los siglos. En el curso de su investigación descubrió que, en efecto, el rey Balduino y Saladino lograron establecer entre sus respectivas sociedades una armisticio sin precedentes, durante el cual las tres grandes religiones monoteístas se practicaron libremente en Jerusalén.

El reparto del reino
"He vivido el sueño de todo niño", dice Orlando Bloom. "Un caballero, sencillamente, consigue a la chica, consigue ser todo lo que debe ser. Balian es un héroe a su pesar embarcado en una búsqueda. Y ése es el mejor tipo de héroe, pienso yo".

Ridley Scott y Bloom habían trabajando anteriormente en "Black Hawk derribado". "Orlando es una persona muy honesta y franca. También es muy bueno físicamente sobre el terreno. Se tiró de un helicóptero por mí en Black Hawk derribado. Puede hacer todo lo que le pida, pero creo que su honestidad y su sinceridad le dan un punto característico de autenticidad en el papel de Balian", dice Scott.

"Para mí ha sido un enorme privilegio estar rodeado de este reparto y colaborar tan estrechamente con Ridley", explica Bloom. "Ver cómo trabaja y crear algo con él. Tiene esa sorprendente habilidad para fundir la historia con la idea que tenemos en la sociedad moderna de lo queremos ver en una película. Yuxtapone la política con la verdad, y si lo que buscas es la verdad, llegas realmente a la clave de todo. Sus películas son un festín para la vista, pero también hacen que te preguntes y te plantees cosas, buscando un sentido".

Eva Green fue elegida para encarnar a Sibylla porque la película necesitaba una presencia femenina especialmente poderosa que destacara en este mundo casi exclusivamente masculino. "Eva tiene poco más de veinte años, pero en espíritu parece mucho mayor. Creo que es por su madurez", comenta Scott. "Tiene muy buena capacidad de juicio y una intuición fantástica".

Muchas de las estrellas del reparto aceptaron interpretar papeles secundarios por el guión del Monahan y la oportunidad de trabajar con Scott. Después de leer el guión, Jeremy Irons, que trabajó en un anuncio dirigido por Scott hace dos décadas, no cejó hasta hablar con el director. "Tenía todo lo que debe tener el guión de una gran película de acción. Si vas a hacer una gran película, con corazón y con un enorme potencial de que pasen grandes cosas, el director con el que te gustaría trabajar es Ridley", comenta.

Scott insistió en que todos los papeles de musulmanes fueran interpretados por actores musulmanes. Ghassan Massoud y Khaled el Nabawy, que encarnan a Saladino y al fanático mullah, son grandes estrellas en el mundo árabe.

Desde el principio fue a Liam Neeson a quien Scott tuvo en mente para el papel de Godofredo de Ibelin, el padre del protagonista. El papel que asumía en la película se trasladó de forma natural a la pequeña sociedad formada por los actores en las distintas localizaciones de España y Marruecos donde se rodó la película.

Para recrear convincentemente el mundo medieval, Scott lo pobló con una enorme variedad de extras. En una sola escena, en el palacio del rey Balduino, hay mendigos, caballeros hospitalarios, caballeros del ejército de Jerusalén, guardias, nobles, sacerdotes, monjes, la guardia personal del prohombre musulmán, músicos, mullahs, clérigos y soldados sarracenos, servidores y palafreneros.

Entre España y Marruecos
Dos países mediterráneos han proporcionado los exteriores de "El reino de los cielos". Para la Francia del siglo XII, Scott y su diseñador de producción, Arthur Max, eligieron España, y para la Tierra Santa, el reino de Marruecos. Algunos de los interiores de Jerusalén se rodaron también en España.

Scott conoce bien ambos países, ya que rodó gran parte de "1942, La conquista del paraíso" en España, y partes de "Gladiador" y toda "Black Hawk derribado" en Marruecos. Esa experiencia le ayudó a elegir muchos de los exteriores que contribuyen a tejer el tapiz visual de la película.

Scott y su equipo de rodaje formaban un grupo de 346 personas cuando comenzó la producción en España. En Marruecos, 443 marroquíes se sumaron al equipo. En el punto álgido, la producción utilizó entre 25.000 y 30.000 extras, cuyo número se incrementó en ocasiones con la participación del Ejército marroquí.

El rodaje comenzó en el norte de España. España ha sido un crisol de religiones y entre sus mayores monumentos se encuentran tanto mezquitas como iglesias. El castillo de Loarre, que en la película es el baluarte de la familia de Godofredo, es una de las fortalezas del siglo XII mejor conservadas de Europa.

A continuación, el equipo se trasladó a Segovia, la joya de las grandes ciudades medievales españolas, para rodar una secuencia de emboscada. Después, la producción se trasladó a Ávila, en cuya espléndida catedral románica del siglo XII Scott rodó una ceremonia de coronación y una escena de una derrota cristiana.

Seis horas hacia el sur, cerca de Córdoba, se encuentra el pequeño pueblo de Palma del Río. En el centro del pueblo se alza el Palacio de los Portocarrero, que aparece en la película en diversas formas: como patio en Ibelin, como la baronía que hereda Balian, como el hospital en el que muere un héroe.

Luego vino Sevilla, que fue una de las grandes urbes de la España musulmana. Scott eligió trasfondos andaluces para rendir homenaje al arte islámico en algunos de los lugares en el que alcanzó su apogeo. Dos importantes edificios se utilizaron para enriquecer visualmente la recreación del siglo XII: la Casa de Pilatos y el Alcázar.

El Alcázar ha sido residencia de reyes durante mil años. En realidad es un conjunto de palacios que constituyen uno de los ejemplos de arte islámico más sobresalientes de todo el mundo. El mobiliario y los tapices están a la altura de los de Versailles. Nada menos que la cuarta parte de los patios que componen el Alcázar se utilizaron en la película, la mayoría para representar el palacio del rey Balduino en Jerusalén.

Si España aportó los interiores, los exteriores de la película se rodaron principalmente en Marruecos. Sus paisajes se abren de uno a otro horizonte, puntuados por mesetas y agujas que recuerdan al Sudoeste de los Estados Unidos. El equipo se instaló en Ouarzazate, conocida por ser la puerta del Sahara e importante centro administrativo con 40.000 habitantes.

Ridley Scott (Director y productor)
Obtuvo su tercera nominación al Oscar y su segunda nominación a los Premios del Gremio de Directores (DGA) en la categoría de Mejor director por su sorprendente recreación de la batalla de Mogadiscio, Somalia, en "Black Hawk derribado", una de las películas de mayor éxito de 2001.

El año anterior obtuvo su segunda nominación por "Gladiador", largometraje que obtuvo cinco estatuillas de un total de doce nominaciones, incluyendo el Oscar a la Mejor película, y reportándole a Scott nominaciones adicionales a los BAFTA y el Directors Guild. El filme ganó también el Globo de Oro a la Mejor película, además de consolidar la reputación de Scott como uno de los estilistas más innovadores, versátiles y de mayor influencia de la industria.

Su más reciente estreno es la aclamada tragicomedia "Los impostores", protagonizada por Nicolas Cage.

Nacido en South Shields, Northumberland, Inglaterra, Scott creció en Londres, Cumbria, Gales y Alemania antes de regresar al noreste de Inglaterra para vivir en Stockton-on-Tees. Destacó en diseño gráfico y pintura en el West Hartlepool College of Art, puntos fuertes que le servirían posteriormente para dejar su sello en el cine, y estudió en la Royal Academy of Art de Londres, donde hizo su primera película.

Creó su propia compañía, RSA, que muy pronto se convertiría en una de las productoras de mayor éxito en toda Europa y que posteriormente establecería delegaciones en Nueva York y Los Ángeles. Scott dirigió más de 3.000 anuncios de televisión.

Scott saltó de la producción publicitaria a las películas en 1978 con "Los duelistas", una saga sobre las guerras napoleónicas que le reportó el Premio del Jurado en Cannes. Su segundo filme, el impactante thriller de ciencia ficción "Alien, el octavo pasajero", rompió todos los moldes del pasado presentado un futuro amenazador, y obtuvo el Oscar a los Mejores efectos visuales.

La siguiente cinta de Scott, la obra maestra "Blade Runner", protagonizada por Harrison Ford, es considerada todavía hoy en día un hito en la historia del cine contemporáneo. Nominada al Oscar a la Mejor dirección artística y a los Mejores efectos visuales, se convirtió en un clásico de culto y en la película más reciente en ser incluida en los Archivos Nacionales de Cine de los Estados Unidos.

Scott dirigiría posteriormente la fantasía "Legend", protagonizada por Tom Cruise; el thriller urbano "La sombra del testigo", con Tom Berenger; y la epopeya intercultural de gángsters "Black Rain", con Michael Douglas y Andy García. En 1987 creó Percy Main Productions para desarrollar y producir películas.

El primer proyecto de la compañía, que Scott dirigió, fue el de "Thelma y Louise", un filme protagonizado por Susan Sarandon y Geena Davis. La película recibió cinco nominaciones al Oscar, incluyendo la primera para Scott en la categoría de Mejor director. En 1995, con su hermano Tony (también un exitoso realizador), creó Scott Free Productions, que produjo varios filmes de éxito.

Scott es vicepresidente de Mill Film, una de las firmas de producción digital y post-producción más importantes de Londres. Fundada en 1987, hace gala de haber participado en los efectos visuales de películas como "Shakespeare in Love", "Babe, el cerdito en la ciudad", "Como perros y gatos", "Harry Potter y la piedra filosofal" y "Lara Croft: Tomb Raider", entre muchas otras.

Ficha técnica

Estados Unidos - 2005
Título original: Kingdom of Heaven
Dirección: Ridley Scott
Productor: Ridley Scott
Guionista: William Monahan
Fotografía: John Mathieson
Dirección artística: Robert Cowper, John King y Marco Trentini
Montaje: Dody Dorn
Música: Stephen Barton y Harry Gregson-Williams


Ficha artística

Orlando Bloom (Balian of Ibelin), Eva Green (Sybilla), Liam Neeson (Godfrey of Ibelin), Jeremy Irons (Tiberias), Marton Csokas (Guy de Lusignan), Eriq Ebouaney (Firuz), Michael Fitzgerald (Humphrey), Brendan Gleeson (Reynald), Ghassan Massoud (Saladin).

Fuentes: Como Hacer Cine
              Kingdam of Heaven

_____________________________________________

 

 

_____________________________________________________

   

 

___________________________________________________________________________

Red Mundo Árabe
Análisis del Mundo Árabe, Lengua Árabe, Cine Arabe,
Copyright ©Mundo Árabe  2005-2006 Madrid-España
www.cinearabe.es editor: Ahmed Hijazi

E-mail: mundoarabe@mundoarabe.org